jump to navigation

¿Fomentando la creatividad? 25 abril 2007

Posted by Pablo Rodríguez in Derechos de autor.
trackback

Por una extraña razón que no alcanzo a comprender, el 23 de abril, además del Día del Libro (por la conmemoración de la muerte en esa fecha de Cervantes y Shakespeare, ambos en 1616), se celebra desde hace unos años el World Intellectual Property Day. Este año, bajo el lema Encouraging Creativity, esto es, «Fomentando la creatividad».

Como todos los años, el director general de la OMPI, Kamil Idris, escribe un mensaje para tal ocasión. Me quedo con un párrafo de este año:

For many people, the connection between intellectual property and creativity is far from obvious. The word creativity conjures a world of artists and music makers, of poets and problem solvers. Whereas intellectual property all too often summons images of gray-suited lawyers, locked in litigation. But look more closely, and it quickly becomes clear that it is the intellectual property system itself which sustains and nourishes those creators.

Pero aquí existe un reconocimiento de que algo está fallando. O es más bien una declaración a la defensiva. No se reconoce que el sistema de la propiedad inmaterial (intelectual e industrial) falle, lo que sería extraño viniendo de su mayor autoridad en la tierra, sino que quizá lo que falla es la imagen que se da. No, señor Idris, lo que falla no es la imagen, sino el sistema. Lo que hoy en día protege la propiedad intelectual es un modelo de negocio obsoleto, que no es otro que el régimen de la imprenta.

Pero ese empezar a tener que estar a la defensiva ya empieza a ser una victoria para el público. De los ejemplos que cita Idris dos me llaman más la atención que el resto. El resto son un tanto exóticos, digamoslo así, que quedan muy bien en la foto, pero que no son ejemplos reales.

El primero de los que más llaman la atención es el primero de la lista, Bollywood, ¿por qué no directamente Hollywood? Y el segundo es el último de la lista, en el que se escribe a una joven madre que escribe una novela (Rowling, Harry Potter) que se convierte en un éxito editorial, que gana millones por la propia novela, la adaptación cinematográfica y por productos de la marca. Está bien que el ejemplo de la creatividad esté en Rowling, quiero decir, bien por ella, pero es matemáticamente imposible que todo el mundo pueda ser así (no creo ni que fuese deseable), por tanto es una imagen distorsionada de la creatividad (y así se consigue una regulación distorsionada). Además, a pesar de que la señora Rowling es muy rica, eso no quiere decir que no haya cedido en exclusiva muchos de esos derechos (tengo dudas de que tenga algunos).

Anuncios

Comentarios

1. Outsider - 25 marzo 2009

Tú mismo has sido testigo de una de esas contradicciones. Hablo de las dificultades para la distribución del filme “Sita sings the blues” por el uso de canciones de los años veinte. ¿En qué medida la propiedad intelectual sirve para proteger la cultura, si su abuso puede llegar a impedir que se desentierren joyas culturales que de otro modo permanecerían en el olvido? Las leyes de propiedad intelectual actuales son un ejemplo de “la avaricia rompe el saco”. Al pretender extraer hasta la última gota de la fruta de la explotación de las obras, coartan la intertextualidad, la reproducción sin ánimo de lucro, y nos retrotraen a la época del contenido industrial, en la que la difusión de los contenidos sólo podía producirse a través de redes de distribución propietarias con grandes inversiones. ¿Cuándo se darán cuenta los legisladores de que estamos ya metidos de lleno en la era del contenido postindustrial? Como dijo Bob Dylan, “el que se interponga en el camino puede salir herido, porque los tiempos están cambiando” 🙂


Sorry comments are closed for this entry

A %d blogueros les gusta esto: