jump to navigation

Cuando los derechos de autor son una barrera 23 septiembre 2006

Posted by Pablo Rodríguez in Uncategorized.
comments closed

La British Academy acaba de publicar un informe con el sugerente título Copyright and Research in the Humanities and Social Sciences. Su presidenta, la baronesa Onora ONeill, plantea en el prólogo:

Creative activity requires protection of the moral and economic rights of the creators of original material, on the one hand, and the opportunity to use and develop existing material in new and original forms, on the other hand. The maintenance of that balance is a difficult and delicate task, and the Academy believes that in recent years the balance has swung too far in the direction of protecting existing material at the expense of facilitating the development of original material.

No sé si la cuestión es la producción de material, sino más bien de obras intelectuales, pero lo que está claro que es cuestión de equilibrio para que la protección presente del pasado no comprometa el futuro. El director del grupo de trabajo que elaboró el informe advierte:

Our concern has been that this process may be – is being – inhibited by excessively tenacious defence of rights in existing intellectual property. The evidence from our inquiry has produced important instances of this, especially in art and music.

En realidad no es soprendente pensar que si estamos sufriendo una maximalización de los derechos de autor, pues unos de los primeros afectados serán la investigación académica y la enseñanza. Y no únicamente en humanidades, sino también en ciencias, como ha advertido ya la Royal Society en su informe Keeping science open: the effects of intellectual property policy on the conduct of science.

Se trata de alcanzar un equilibrio, pero no por compromiso de fuerzas, sino porque nuestro pasado no impida el futuro de la cultura (entendida como aquello que hace humano el mundo). Entender el sentido de la protección supone advertir que maximizar la protección no maximiza la creatividad, sino que la impide.

Anuncios

¿Todos somos iguales ante la piratería? 23 septiembre 2006

Posted by Pablo Rodríguez in Uncategorized.
comments closed

Por esta nota, me acabo de enterar que la ministra española de Cultura, Carmen Calvo, tiene un bolso de imitación de una conocida marca (noticia). Para más oportunidad, la ministra lo lució en una pasarela de moda.

No por casualidad, el ministerio que preside es el que se ocupa en España de la «propiedad intelectual», esto es, de derechos de autor (aunque supongo que esto será un fraude de marca comercial). En su departamento se dedican a decir que la «piratería», esto es, la descarga de música sin ánimo de lucro y sin prejuicio de terceros es delito (en contra de lo que dice el mismo Código Penal, art. 270). Pero lo suyo es piratería de la de verdad, de la que va sin comillas, por la que paga para que su .

También a su mano rectora le debemos la última modificación de la Ley de Propiedad Intelectual, que ha dado carta de naturaleza a las «protecciones digitales», que fundamentalmente no son protecciones anticopia, sino publicación en secreto, esto es, tener los beneficios de la publicación sin haber publicado.

El problema no es un bolso, dado que no sería la primera ministra de Cultura que luce un bolso de imitación. Esto no es moralina y probablemente el fabricante de los bolsos originales no querrá meterse en líos. No sé si nuestra legislación permite imponer multas por esto (supongo que no será delito).

Lo grave es que algunos piensen que el mayor problema de la tecnología es que hace posible la «piratería». Y lo más grave es después se legisle siguiendo esas ideas.

Vender música respetando al público 22 septiembre 2006

Posted by Pablo Rodríguez in Uncategorized.
comments closed

Por una nota de Cory Doctorow, me entero que la Orquesta de Filadelfia ha creado su propia tienda virtual de venta de música en internet. Ofrecen su música en MP3 (256 kbps) y en FLAC (que es un formato de compresión en el que no se pierde calidad). Y, como dicen ellos without shackles («sin grilletes»), esto es, sin «protecciones digitales».

Es un ejemplo de cómo vender música en internet (y no son éxitos de ventas en listas comerciales). Hay que comenzar respetando al público.

Las «protecciones digitales» ya tienen su día 21 septiembre 2006

Posted by Pablo Rodríguez in Uncategorized.
comments closed

El grupo DefectiveByDesign, que pretende advertir de los peligros de las «protecciones digitales» ya ha declarado un día dedicado a ellas. Será el tres de octubre y se llamará Day Against DRM, esto es, Día contra las «protecciones digitales».

Es importante que la gente sepa qué derechos están perdiendo y qué partes de nuestra cultura se están volviendo opacas. Porque a la larga, todos perdemos con las «protecciones digitales», aunque a algunos no les importe intentar restringir derechos y expoliar la cultura para intentar salvar un modelo de negocio ya arcaico. Y para eso todos tenemos que tomar conciencia del problema.

«Protecciones» por defecto 16 septiembre 2006

Posted by Pablo Rodríguez in Uncategorized.
comments closed

Por una nota de Cory Doctorow, me entero de que el nuevo reproductor musical portátil de Microsoft, Zune (análogo al iPod de Apple), cifrará por defecto todas las canciones que salgan del reproductor. En palabras de Cesar Menendez, empleado de Microsoft dedicado a Zune:

There currently isn’t a way to sniff out what you are sending, so we wrap it all up in DRM. We can’t tell if you are sending a song from a known band or your own home recording so we default to the safety of encoding.

No sé si tiene mucho sentido complacer antes al negocio musical que a los propios clientes de tu producto (como técnica de ventas es dudosa). Pero por muy cumplidora de una presunta legalidad que es muy discutible en Estados Unidos (e inexistente en España), la «protección» por defecto tiene efectos secundarios. El más importante es incumplimiento de las licencias que impidan que la obra se incluya en un mecanismo de «protecciones digitales», como lo son las Creative Commons.

Con unos aparatos realmente inútiles (o de utilidad reducida), es increíble que pretendan venderlos, por eso tienen que hacer una promoción publicitaria muy alta y conseguir que sus clientes (los usuarios) no adviertan que la funcionalidad de sus aparatos está muy restringida. Esta es la técnica de Apple con su iPod: vender un diseño, para que sea un objeto de culto, que confiera una marca distintiva a sus propietarios. Pero el aparato seguirá teniendo una funcionalidad limitada.